QUE ARREGLEN DE UNA PUTA VEZ LA MIERDA DE SYSTEMD

No lo voy a esconder, desde siempre he sido defensor de systemd. Sin embargo, el paso del tiempo me está haciendo preguntar si el salto de sysvinit o Upstart (según la distribución) hacia creación de Lennart Poettering ha sido realmente un acierto o no, y voy explicar por qué.


Siempre he defendido systemd porque, desde mi experiencia como usuario, ofrece un framework fuertemente integrado con Linux y a la vez un marco más homogéneo. Este último punto fue el por qué odié Upstart, no porque ofreciese un marco más homogéneo, sino todo lo contrario, ya que cada servicio se configuraba de una manera diferente, algo que me obligaba a buscar por Internet muchas veces para averiguar cómo impedir que un servicio se iniciase con el sistema. Esto no ocurre con systemd, ya que todos los servicios se manejan igual, con una disposición que me recuerda mucho a la de Windows, algo que no es casualidad, ya que systemd tiene similitudes con el sistema operativo de Microsoft y sus detractores lo llaman “el Windows gratuito”.

Con todo lo dicho, haré una pregunta tan sencilla como directa: ¿Soy el único al que le parece que systemd le funciona peor cuanto más evoluciona? La verdad es que cuanto más tiempo paso conviviendo con él, peor lo llevo. En Manjaro llegó a hacerme la vida difícil pero conseguí resolverlo, sin embargo, en Ubuntu no puedo decir lo mismo, ya que las últimas actualizaciones han hecho que el sistema a veces no pueda apagarse, forzándome a tener que recurrir al botonazo. He aplicado la solución de Manjaro y ni con esas he conseguido un resultado satisfactorio.

No es ningún secreto que el mismo Lennart Poettering ha reconocido que la complejidad de systemd hace que la resolución de bugs no sea nada fácil, pero para colmo a esto hay que sumar la desidia de su equipo y de él mismo a la hora de atender los bugs que van surgiendo. En consecuencia, systemd va a recorrer el mismo desierto que PulseAudio, la otra gran contribución de Lennart Poettering a GNU/Linux. No voy a negar que ahora PulseAudio me gusta y es un gran invento, pero fue implementado cuando estaba todavía muy verde, llevándose por delante buena parte del soporte de audio para GNU/Linux. Con el paso del tiempo veo que systemd está yendo a peor, con más fallos y con más complicaciones. De seguir así voy a terminar echando de menos mi odiado Upstart.

Sigo pensando que systemd es un buen invento y una buena tecnología, pero también pienso que necesita pasar un tiempo en la nevera y por una buena fase de depuración para que deje de ser una mierda a la hora de apagar la computadora, porque no puede ser que un proceso tan cotidiano pueda terminar convirtiéndose en toda una pesadilla, y todo esto por culpa de unos desarrolladores más preocupados de que systemd se trague a otras partes del sistema más que del buen funcionamiento de este.

Lo único que me queda es darle un par de tortas cibernéticas a Lennart Poettering, porque chico, tu invento se está convirtiendo en una mierda que está enmierdando la vida de todo del mundo, abarcando a mantenedores de distribuciones que tienen que confiar en un software inmaduro como una parte crítica de sus sistemas, de muchos administradores de sistemas que lo ven excesivamente complejo y hasta los propios usuarios finales, que ven cómo una tarea tan básica como el apagado se está volviendo una pesadilla muy difícil de resolver.

Lennart Poettering, no se qué tienes que hacer para arreglar esto, pero sea lo que sea, ponte ya porque tu invento puede terminar provocando una fuga masiva de usuarios de GNU/Linux a otros sistemas operativos. Entiendo tus metas ambiciosas con systemd y sin duda tus aspiraciones son legítimas, pero a veces en la vida uno tiene conformarse e intentar mejorar desde un punto más bajo. Cuando hayas al menos resuelto los principales problemas que están incordiando a usuarios de todos los perfiles, podrás empezar a completar tu obra.

Comentarios

Entradas populares