4K en videojuegos, material solo para pajilleros

En los últimos tiempos no paro de leer sobre 4K en videojuegos. Ya no importan los juegos, no importa la jugabilidad, el ingenio, la durabilidad o el hecho de que el juego suponga un verdadero desafío pero a la vez equilibrado. No, lo único que importa ahora es que los juegos se muevan a 1080p y 60fps y próximamente a 4K (los 60fps aquí lo dejamos en la nevera).


Tengo que reconocer que no me esperaba el gran éxito inicial de PlayStation 4 y Xbox One. Primero, porque ambas consolas salieron al mercado con un catálogo muy pobre, lleno de refritos y juegos transgeneracionales. Ahora Sony parece que está empezando a remontar el vuelo, pero no hay que olvidar que durante un buen tiempo fue la repudiada Wii U la que contó con el mejor catálogo de exclusivos, muy por encima de PlayStation 4 y Xbox One. Segundo, la poca potencia de ambas consolas, muchos se hicieron ilusiones con ver juegos ejecutados a 1080p y 60fps, pero luego se dieron de bruces con la realidad, cuando descubrieron que la calidad máxima sería 1080p a 30fps y Xbox One en muchas ocasiones se ve forzada ejecutar los juegos a 900p y 30fps. Esto fue debido a que la actual generación de consolas de sobremesa incorporó unas APU de AMD con muy poca potencia, tan poca que ya estaban ampliamente superadas por los Intel i3 de la época en su lanzamiento.

Recientemente Sony y Microsoft presentaron PlayStation 4 Pro y Xbox One S, dos productos que pretenden evitar un paulatino abandono de las consolas por parte de los jugadores, ya que a estos últimamente les importa muy poco los juegos, solo quieren 1080p a 60fps y ahora sueñan con las 4K, solo piensan en gráficos. Ante todo esto yo me pregunto: ¿Para qué sirven las 4K? A día de hoy dicha resolución tiene más de truco comercial que de realidad, ya que la presencia de pantallas 4K es muy escasa en los hogares.

Yo soy de los que dicen que desde la generación de las 128bits los juegos lucen bastante bien. No creo que juegos como Resident Evil 4 y Metroid Prime 2 desentonen del todo en los tiempos actuales, aunque la evolución desde entonces haya sido notable. Anteriormente la mejora en los gráficos sí que mejoraba la experiencia de juego, porque yo me mareaba con los gráficos de la Nintendo 64 y sobre todo con los de la PlayStation One. Sin embargo, las consolas a partir de la generación de las 128 bits (y antes de esa generación de consolas el PC ya lo había alcanzado) empezaron a ofrecer unos gráficos totalmente fluidos que no resultaban mareantes. Desde entonces uno tenía que ofrecer algo muy mediocre para ver a los gráficos mermando la jugaibilidad, ya que estos dejaron de influir en la jugabilidad gracias a los niveles de fluidez y calidad mínimos alcanzados.

Desde entonces para mi los gráficos dejaron de ser una preocupación en los videojuegos, no me pesa tener que jugar a juegos last gen (o casi) en calidad media sobre mi viejo Intel Core 2 Quad, pero el mercado ha ido en el sentido opuesto, los gráficos han tomado la delantera sobre cualquier otro aspecto, cosa que me deja sorprendido. Los gráficos siempre serán una mierda, porque la evolución es constante y los juegos de hoy, cuando tengan 15 años, tendrán un aspecto lamentable. Los gráficos son la parte más perecedera de los juegos, por lo que considerar un videojuego como una obra maestra solo por este aspecto es algo totalmente estúpido.

Lo que hicieron grandes a juegos como Super Mario Bros, Zelda: Ocarina of Time, Final Fantasy VII y el Metal Gear Solid de PlayStation One no fueron sus gráficos rompedores, sino sobre todo una jugabilidad cuidadosamente diseñada al milímetro, y esa es la razón de por qué idolatro a Nintendo (y a veces también a sus compañías asociadas como Rare en el pasado y Retro Studios con Metroid Prime) sobre el resto de desarrolladoras, porque ninguna otra compañía cuida la jugabilidad con tanto mimo y solo he visto otra llegar a ese extremo, y esa ha sido Valve a través de la saga Half Life (sobre todo Half Life 1 y Half Life 2, sin contar las expansiones). Tampoco se puede olvidar la ambientación, la duración, la curva de dificultad, el sonido y los gráficos, pero estos dos últimos aspectos prefiero recordarlos más por lo artístico que por lo técnico. Lo que realmente convierte a un videojuego en una obra maestra atermporal es la jugabilidad y otros factores relacionadas con esta, y no si funciona a 1080p y 60fps, porque en el futuro posiblemente estemos jugando sobre realidad virtual, 30K de resolución y a 300fps.

Por otro lado, me gustaría enlazar a este comentario publicado en los foros de Vandal, donde se puede ver a un usuario diciendo que Sony ha perdido el norte y que pocos se acuerdan ahora que la compañía japonesa arrasó a la competencia dos generaciones consecutivas a través de, sobre todo, su catálogo de juegos mucho más amplio. Sony compensó la falta de potencia de sus consolas con otro factor, el de los juegos, ese que ha quedado tan en segundo plano desde que la gente solo piensa en 1080p y 60fps.

A día de hoy te puedes encontrar a jugadores llorando porque su último videojuego funciona a 55fps y no 60fps sobre su PC, como si a la vista eso se pudiese notar. Sinceramente, estoy hasta los cojones de tanta estupidez, de tanto gráfico, de tanto 1080p a 60fps. Gracias a esta tendencia de anteponer los gráficos a todo empezamos a ver una época un tanto oscura en la generación de PS360, en la cual todo se tenía que convertir en pasillos sencillos donde todo se viese muy bien. ¡COÑO! Hasta los RPG empezaron a reproducir este esquema dejando decepcionados a muchos usuarios, y aquí puedo mencionar dos juegos concretos: The Witcher 2 y Dragon Age 2. Por suerte, en la actual generación hemos visto la explosión de los desarrolladores indies, algunos de los cuales están aportando juegos que nada tienen que envidiar a las grandes producciones con gráficos realistas. Desde entonces compro muy pocos juegos mainstream, porque a pesar de ser relativamente joven, mis gustos son un poco antiguos y todavía busco ese juego que me suponga, ante todo, un desafío jugable.

Ante toda esta demostración de estupidez en cuanto a potencia y gráficos, de veras deseo que Nintendo NX barra a PlayStation 4 Pro y Xbox One S. Aquí Nintendo tiene algo frente a las otras dos, y es el ofrecer un producto claramente diferenciado, siendo muy posiblemente una superportátil con características para funcionar como una consola de sobrmesa, mientras que Sony y Microsoft luchan contra una posible fuga de usuarios hacia el PC. Que Nintendo sea la que posiblemente mejor lo tenga solo hay que verlo en la trayectoria de 3DS y sus sucesivas versiones, las cuales están aguantando contra muchos que pronosticaron el fin de las portátiles Nintendo frente a smartphones y tablets. Sin embargo, Nintendo ha sabido ofrecer un factor diferenciador, lo que le ha permitido aguantar en ese mercado.

Comentarios

  1. totalmente de acuerdo, todos los idiotas ahora solo se fijan en el apartado gráfico, por culpa de esa gente se estan cargando al carajo los videojuegos

    ResponderEliminar
  2. Concuerdo totalmente contigo amigo, la verdad del caso hoy con el hecho que la gente prefiera 4K (o mayor si hubiera) en lugar de la jugabilidad ha hecho que yo pierda mi interés poco a poco por el hecho de jugar en consolas (eso y otras cosas mas, pero que no vienen al caso)

    Lo que si me llama la atención, ya que mencionas a Sony, es el hecho que perdieron el rumbo por completo; yo me comprara el PS4 SOLAMENTE si llegara a salir FF7 remasterizado (y es mas por el juego que por el hecho del "remaster"), pero imaginarme tener una consola solo por un juego no tiene mucha gracia, así mismo hay un par de cosas que se olvidaron y que hizo que me decantara mil veces por Sony que por la competencia, así como otro aspecto que a la fecha sigo odiando su invención:

    1) Retrocompatibilidad: cuando existía la PS2 que mi hermano y yo a veces peleabamos para jugar porque no podíamos comprar mas de un control, podíamos tener los juegos de PS1 y PS2´; y sabíamos que no era un desperdicio porque lo que existía para PS1 funcionaba para PS2 en conjunto a la cantidad de juegos que habían (y salían para PS2). Hoy te compras un PS3 y NO puedes jugar lo que tienes de PS2 para abajo ni aunque puedas leer Blu-Ray y CD/DVD, y lo mismo con la PS4 que no puedes jugar nada de PS3 para abajo

    2) DLC: Desde que salió esa característica en CADA Y UNA DE LAS CONSOLAS Y LA PC, arruinaron absolutamente todo; antes el "DLC" (si se le podía llamar así) significaba que aparte del juego tenías extra que no eran parte de la historia (ni del juego principal) o que al menos como que dejaban volar tu imaginación con algunas lineas extra de tiempo para entretenerte un rato extra; hoy el DLC es como que te dieran 3/4 de tu pastel de cumpleaños y si quieres el 1/4 restante pues debes de pagar. Para poner un ejemplo: es como si en FF7 tuvieras casi todos los personajes y si quieres los personajes extra (Yuffie y Vincent) debes de pagar por ellos en lugar de saber que ya vienen incluidos en el juego y depende de ti hacer bien los quests respectivos para conseguirlos o no.

    Es cierto que de vez en cuando en algunos juegos usamos cheats (culpable, principalmente en los juegos de Pokemon), pero eso es para conseguir lo que a veces nadie podía conseguir a menos que fueras un casi millonario (ejemplo, como ciertos pokemon que SOLO se podían conseguir en eventos que ni siquiera llegaban a tu país) y para ponerle un poco de facilidad a cosas que a veces nos era o muy difícil o imposible; pero nunca mermábamos la experiencia de juego, al contrario, la hacíamos mejor al tener esos extras y ponernos de tu a tu con ciertos enemigos que muchas veces nos hacían la vida imposible.

    Quizás la máquina que muchos logremos comprar u obtener no sea de última generación (o si lo es, pues bien por ti y que bueno que tu esfuerzo obtenga eso y más); pero les garantizo que a la fecha, al menos emuladores de PS1/PS2/N64/Gamecube (no he visto alguno)/Dreamcast u otras consolas que tenían buena cantidad de juegos en su momento ya están lo suficientemente estables para jugar hoy día (o en los teléfonos dependiendo del tipo), creo que muchos ni siquiera necesitas la última tarjeta gráfica NVidia/AMD, basta con la integrada de Intel para jugar y un procesador Core i3 de 4a generación como mínimo (aun yo con una Intel Core2Duo de 2007 podía correr al menos N64 y PS1, por lo que me atrevo a tomar críticas si ando muy alto en capacidades), pero creo que con una PC de $1000 aproximadamente (sin necesidad de gastar en componentes Gaming) te dará lo suficiente para usar al menos 6 consolas que en su momento costaban esos $1000 cada una (o el equivalente a su moneda local) y con el catálogo de juegos en lugares de descarga varios, creo que una PC me ayudará a recordar todos esos tiempos que hoy vemos cada vez mas muertos.

    (Conste que no odio los juegos modernos en sí, pero cuando gráficos > juegos, entonces estamos mal)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hace años que me "refugié" en la escena indie para tener los juegos que me gustan. De hecho recientemente compre Hyper Light Drifter y lo estoy flipando en colores. En mi opinión, mejor juego que Tomb Raider reboot en muchos aspectos, empezando por lo desafiante del primero frente al segundo, que ha casualizado mucho la fórmula de la tetralogía original.

      El problema que veo es que se ha perdido el sentido real de lo que es un videojuego, que no es otra cosa que un desafío jugable, como bien definió Albert Gil, de Meristation, en un vídeo que publicó defendiendo a Doom reboot de las malas críticas que estaba recibiendo el juego en todo el globo.

      El tema de Doom es hilarante, porque la queja de buena parte de las malas críticas era que es un juego demasiado simple, de solo matar y avanzar. ¿Qué diablos esperaban de Doom?, ¿cuantos de los chavales actuales conocen remotamente el juego original?, y lo que es más importante, ¿qué ofrecen de complejidad juegos como Battlefield y CoD frente a Doom? Prácticamente nada.

      Muchos jugadores no buscan hoy en día un buen videojuego, sino un online que le ofrezca diversión sin complicaciones o, en su defecto, una película con partes jugables lleno de QTE y facilidades por un tubo. Suena a juego de Wii, pero no, muchos de los juegos AAA actuales repiten ese esquema.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares